5 claves para el correcto mantenimiento de tu aire acondicionado

Hay pocas cosas que den tanta felicidad como llegar a casa en un día caluroso, ponerse cómodo y encender el aire acondicionado. Ese aparato se convierte en tu mejor amigo cuando el mercurio se dispara. Pero, ¿y si tu aire acondicionado da problemas en plena ola de calor? ¡Anticípate con un buen mantenimiento!

1. Limpiar los filtros de la unidad interior
Extrae la tapa frontal del split (así se llama el aparato de aire acondicionado que tienes dentro de casa). Una vez retirada la tapa encontrarás los filtros, que son fácilmente desmontables. Lávalos bajo el grifo, con un detergente suave o aspíralos directamente. Bajo ningún concepto utilices detergentes fuertes ni sustancias químicas, podrían provocar problemas respiratorios.
Limpiar los filtros del aire acondicionado frecuentemente tiene muchas ventajas:
Evita los malos olores.
Minimiza la aparición de alérgenos.
Mejora la eficiencia del aparato y, por tanto, supone un ahorro.


2. Limpiar la unidad exterior
Lo más fácil y efectivo, y que nos ahorraría mucho trabajo, sería limpiarlo con un compresor de aire, dándole por todas las partes del intercambiador. Si no dispones de esta herramienta, puedes optar por coger una brocha y tranquilamente ir limpiando todas las rendijas.
Algo importante a tener en cuenta es que no se puede utilizar nada punzante ya que, si pinchamos el intercambiador, la broma nos puede salir cara. Así que hazlo con cuidado porque, si lo pinchas, se saldrá el refrigerante y no te quedará otra que llamar a un técnico, pagar la visita, la reparación y la posterior carga de “gas”.


3. Desinfectar
Para desinfectar el intercambiador interior búscate un rociador de agua y échale un chorro de lejía dentro. Con un 10% del tamaño del rociador es más que suficiente y lo demás lo llenas de agua. Rocía todo el intercambiador con el brebaje secreto que hemos preparado y ya tendrás tu aire acondicionado desinfectado.
No te preocupes por echar agua de más, ya que justo debajo del intercambiador está la bandeja de desagüe. Esto quiere decir que el agua que expulse el aire acondicionado contendrá lejía, así que ¡cuidado con qué uso le das!


4. Mantener limpio el desagüe
Una bandeja de desagüe limpia hará que tu aire acondicionado funcione mucho mejor. Por no hablar de los malos olores… En el interior del aparato se acumula vapor de agua que se condensa y termina expulsándose por el tubo del desagüe. Existen dos opciones para expulsar el agua:
El tubo de desagüe se une a una tubería.
Un recipiente recoge el agua que se expulsa por el tubo.
Tanto si tu desagüe termina en una tubería como si tienes una botella de plástico que recoge el agua, es importante mantener limpia la instalación.


5. Comprobar el circuito de refrigeración
¿Te has preguntado alguna vez cómo funciona tu aire acondicionado y de dónde sale ese fresquito tan agradable? Ha llegado el momento de que lo sepas:
El frío se genera en la unidad exterior y mediante un circuito refrigerante de tubos se transmite al split del interior. Fácil, ¿verdad? Pero, ¿qué pasa si hay fugas en el circuito? Tu aire acondicionado no funcionará correctamente. Algunos síntomas de fugas en el sistema son:
Tu aparato de aire acondicionado no enfría todo lo que debería.
Aparece hielo en la unidad exterior.

0 0
Feed

Dejar un comentario