aislar la casa

Aislar: clave para que tu casa sea más eficiente

Si tienes mucho frío en invierno y mucho calor en verano, es la clave que te dice que tienes que aislar tu casa. Así lograrás que tu hogar sea más eficiente y tengas menos pérdida de energía.

Normalmente el principal foco de pérdida de calor de una vivienda se encuentra en el tejado, pero tampoco hay que descuidar las paredes.


A continuación, te aportamos una serie de medidas para construir una auténtica muralla contra el frío en tu vivienda.


Aísla el tejado: no es precisamente económico, pero puede prevenir otros problemas derivados como goteras. Es recomendable el uso de poliestireno extruido para las cubiertas, o bien de lana material. Ambas opciones son muy buenos aislantes y te permitirán disfrutar de una temperatura cómoda en tu vivienda durante todo el año.

Protege puertas y ventanas: lo normal es que ambas tengan huecos por donde pasa el aire. Puedes cambiarlas o bien sellar sus huecos con diferentes objetos cotidianos. Una solución más profesional es la doble ventana con rotura de marco térmico.

Actúa sobre las paredes: en este caso, su rehabilitación puede hacerse de dos formas: exterior o interior.
Si la realizas desde fuera, será más efectiva, pero tendrás que esperar el visto bueno de todos tus vecinos, ya que supone una modificación de la estética de la fachada, según marca la Ley de Propiedad Horizontal. Si decides ejecutarla, podrás instalar una fachada ventilada (material aislante de un mínimo de tres centímetros recubierto con madera, cerámica u otros materiales o bien acometer un Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE), compuesto por poliestireno extruido (XPS).
Si decides ejecutarla desde dentro, tendrás mayores facilidades y podrás detectar y solucionar los problemas en una menor superficie. Los beneficios te permitirán un correcto aislamiento interpisos, además de una reducción importante del ruido del exterior.

Instala suelos y paredes radiantes: constan de una serie de tuberías interconectadas que distribuyen el calor de forma regular a través de la vivienda. A diferencia de los radiadores (focalizados en un punto concreto), abarcan todo el espacio de la vivienda. Esto permite una refrigeración más eficiente y un mayor equilibrio climático en nuestro hogar.

0 0
Feed

Dejar un comentario