Contadores individuales

Contadores individuales de la calefacción central: ¿cómo funcionan?

Hasta la fecha, cuando en una comunidad había calefacción central nos daba bastante igual controlar nuestro radiador...

Hasta la fecha, cuando en una comunidad había calefacción central nos daba bastante igual controlar nuestro radiador, dado que si los apagábamos o dejábamos encendido daba igual, en cualquier caso, el gasto total se repartiría entre toda la comunidad. Sin embargo, la llegada de los contadores individuales de la calefacción central ha supuesto un cambio en la forma en la que usamos el radiador, ajustando lo que gastamos a lo que consumimos. Desde Servical Euskadi vamos a explicarte cómo funcionan estos contadores y para qué sirven.


A través de este aparato, también llamado calorímetro, instalado en nuestro radiador, se medirá lo que se consume para repartir el consumo de la caldera en función del gasto de cada una de las viviendas de la comunidad, de tal forma que, si antes al marcharnos un par de días es posible que no tocáramos los radiadores, ahora con el contador nos preocuparemos por un ahorro que nos permitirá un ahorro en la calefacción.

Este producto lo que hace es medir dos tipos de temperatura: la de la superficie del radiador y la de la temperatura ambiente de la habitación donde se encuentre el mismo. De esta forma, cada aparato seguirá la norma UNE-EN-834:1994, que establece varios requisitos técnicos y especifica el uso, haciendo que el repartidor de costes comience a operar si la diferencia de temperatura del ambiente y la de la superficie del radiador es mayor de 4ºC o si la temperatura del radiador asciende de los 40ºC en verano o de 29ºC en invierno.

0 0
Feed