Historia de las calderas

Historia de las calderas ¿cómo han cambiado?

Desde su aparición en la revolución industrial han cambiado mucho. Esta es la trayectoria de las formas y combustibles de las calderas.

Desde la revolución industrial, cuando aparecieron las primeras calderas, el mundo de la calefacción ha avanzado mucho y se ha diversificado constántemente. ¿Cómo han avanzado desde su invención, cuando James Watt inventó la primera caldera de vapor?


Watt, un ingeniero escocés, ideó una máquina que era capaz de almacenar 150 litros de agua, calentarla y generar vapor, lo que permitía subir la temperatura de cualquier lugar mediante tuberías. Su invento revolucionó la forma de calentar edificios y, hoy en día, aún se conservan algunas calderas de vapor en ciudades como Nueva York. Además, inventos como la olla a presión fueron herederos de las ideas del británico.


Actualmente las más comunes sean seguramente las de gas, y también supusieron un gran revuelo cuando se inventaron. La aparición de los generadores de calor con quemadores alimentados por gas generó un auténtico cambio en las ciudades y en los entornos rurales, donde emergió la industria de las bombonas de butano (que luego sería sustituida en las ciudades por las instalaciones de gas natural).


Tras constantes cambios, entre los que también destaca la aparición previa de las calderas de gasoil, llegamos a nuestros días. En los que la tecnología sigue avanzando hacia calderas mucho más eficientes y ecológicas.Las nuevas normativas europeas establecen que la presencia de renovables tendrá que aumentar un 20% en 2020, por lo que seguro que los sistemas de climatización siguen sorprendiéndonos con sus avances.

0 0
Feed