Instalaciones de gas

Instalaciones de gas: precauciones y consejos

El gas ha mejorado la calidad de vida de las personas gracias a las facilidades energéticas que ha aportado a las viviendas. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de precauciones para evitar accidentes.

La calefacción, el agua caliente y la cocina de muchos hogares no podrían funcionar sin gas, elemento prácticamente imprescindible en muchas viviendas que ha mejorado notablemente la calidad de vida de sus inquilinos. A pesar de todas las ventajas que aporta la utilización del gas en un piso, hay que tener cuidado a la hora de usarlo, ya que una mala utilización puede tener graves consecuencias.


En primer lugar es muy importante asegurarse del estado de las instalaciones. Por ello, hay que comprobar que están bien y la mejor forma de hacerlo es llevar al día las revisiones que, generalmente, la correspondiente de la instalación se realizará cada cinco años y la de la caldera cada dos.


Otro aspecto que hay que tener en cuenta es la limpieza de los aparatos e instalaciones. Debes vigilar que estén limpios y usar de forma correcta estos sistemas, tal y como señala el fabricante. Si te encuentras ante un estado o situación anómala, contacta rápidamente con el Servicio Técnico Oficial. Es recomendable cerrar la llave de paso del gas si no se va a usar.
También es importante comprobar el estado de la llama en las cocinas que funcionan con gas. La llama debe ser silenciosa, estable y de color azul. Es mejor limpiar con asiduidad los quemadores para garantizar su estado y funcionamiento óptimo.


Y lo más importante: si huele a gas, no enciendas ni apagues ningún aparato electrónico, ni los interruptores de la luz, no llames por teléfono ni fumes. Ventila la zona todo lo que puedas y con la mayor rapidez posible. Avisa al servicio técnico para reparar la avería cuando hayas encontrado la fuga y cerrado el circuito.

0 0
Feed