Los purgadores de la calefacción

Hablar de un purgador es hacerlo de un pequeño aparato que se encuentra siempre en uno de los extremos de nuestro radiador. Puede tratarse de un purgador manual o automático, pero siempre es un elemento necesario para poder sacar el aire del circuito de agua caliente en el sistema de calefacción.

En cuanto a los purgadores manuales, deberemos girarlos con un destornillador plano si tiene una hendidura en el centro o con una llave especial si es de otra forma. En este proceso colocaremos un recipiente debajo para recoger el agua que pueda caer una vez que haya salido todo el aire. Si se gira en exceso puede escaparse el agua en abundancia.

Si se trata de un purgador automático se genera una cantidad mayor de aire durante el proceso de descomposición del agua. La ventaja es que no debemos estar pendientes del purgado ya que expulsa el aire sobrante de forma automáticamente.

0 0
Feed